Ad multos annos, Benedicte!


Me encuentro ante el último tramo del camino de mi vida y no sé lo que me espera. 
Pero sé que la luz de Dios existe, que Él ha resucitado, 
que su luz es más fuerte que cualquier oscuridad; 
que la bondad de Dios es más fuerte que todo mal de este mundo. 
Y esto me ayuda a avanzar con seguridad. 
Esto nos ayuda a nosotros a seguir adelante, 
y en esta hora doy las gracias de corazón a todos los que continuamente 
me hacen percibir el «sí» de Dios a través de su fe.

Homilía del Papa Benedicto XVI con ocasión de su 85º cumpleaños


Por la Iglesia





Señor, fortalece a tu Iglesia, para que en la tempestad de herejías,
permanezca inquebrantable por los siglos de los siglos.

(Liturgia Bizantina
Domingo del triunfo de la ortodoxia)

Oración de San Efrén


Señor y Soberano de mi vida, aparta de mí el espíritu de ociosidad  de acedia, de soberbia y de palabras vanas.

Concédeme espíritu de castidad, de humildad, de paciencia y amor, a mí, tu siervo.

Señor y Rey, concédeme conocer mis propios pecados y no juzgar a mi hermano, porque Tú eres bendito por los siglos de los siglos. Amén.


Ruth ante Boz



Se postró Ruth, rostro en tierra, y dijo:
“¿De dónde a mí haber hallado gracia a tus ojos
y serte conocida yo, una mujer extraña?”
                                               Ruth II, 10